La UNAP fortalece manejo de residuos peligrosos

(Foto: Erick Romero)

La Universidad Nacional de la Amazonía Peruana (UNAP), mediante su Oficina de Servicios Generales y Transporte, en coordinación con el Comité Ambiental Universitario (CAU), viene fortaleciendo su gestión y manejo de residuos sólidos y peligrosos; con ese fin se adquirieron recientemente contenedores y recolectores para la segregación y almacenamiento de los mismos.

Lo adquirido consta de contenedores de residuos de 1100 litros color negro, con protector de rayos ultravioleta y ruedas de caucho para mayor duración; contenedores de 1100 litros, color blanco, con drenaje, con certificación ISO 9001, ISO 14001, OHSAS 18001; dispositivos rígidos para residuos de 7 litros y 3 litros; papeleras de 20 litros; recolectores para residuos líquidos; bolsas de polietileno de baja densidad para residuos biocontaminados, impermeables, libre de cloro y material pesado, impresos con el símbolo de residuos biocontaminados, etc. Los mismos que irán a todos los laboratorios de la UNAP.

La jefa de la Oficina de Servicios Generales y Transporte manifestó que todo lo adquirido se entregará a las Facultades y Filiales de la UNAP al interior de la región. En este marco también las ingenieras Carmela Arce Urrea y Dorita Navarro, darán charlas de capacitación sobre el uso de los materiales adquiridos y el manejo de residuos sólidos y peligrosos.

(Foto: Erick Romero)

Los desechos sólidos peligrosos son derivados de todos los productos químicos tóxicos, materiales radiactivos, biológicos y de partículas infecciosas. Estos materiales amenazan a los trabajadores a través de la exposición en sus puestos de trabajo, y al público en general en sus hogares, comunidades y medio ambiente.

Los laboratorios del Centro de Investigación de Recursos Naturales de la UNAP, fueron los primeros en recibir estos productos. La generación y la eliminación de los desechos peligrosos se controla a través de una gran variedad de leyes internacionales y a través de las normativas nacionales propias de cada país.

Se hace una necesidad obligatoria la disposición de lugares destinados a esta eliminación y tratamiento, así como crear la instalación que corresponda para cada tipo de desecho. Esta ubicación dependerá de los factores climatológicos, ambientales, estudios de fauna y flora, sismología, etc.