Mucho pesar e interrogantes por la muerte de joven estudiante de la UNAP

Mucho dolor, rabia e impotencia generó la muerte de esta joven promesa...

(Foto: web)


Ana Paula del Águila Vásquez terminaba sus estudios universitarios este mes de noviembre de 2016, a sus 21 años de edad egresaba de la Facultad de Industrias Alimentarias de la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana (UNAP). Era una joven alegre, estudiosa, talentosa, sociable, el orgullo de sus padres Arturo del Águila Díaz y Janeth Vásquez Ramírez. Muy querida por sus compañeros universitarios y sus profesores, además de ser aplicada en sus estudios, era muy participativa de las actividades artísticas, culturales, deportivas y también políticas.

Nació el 20 de septiembre de 1995, estudió en la institución educativa inicial Lily Vásquez Ribeyro de Iquitos, luego sus papás se mudaron a Lima y continuó sus estudios iniciales y primarios en la institución educativa Elvira García y García. A los 7 años ganó un concurso de marinera en la ciudad de Lima. Al iniciar la secundaria volvió a Iquitos para matricularse en el Colegio San Agustín y luego en el Mariscal Andrés Avelino Cáceres. Al estar cursando el quinto año de secundaria, postuló a la UNAP, logrando su ingreso en el primer intento a los 16 años de edad.

Además de la universidad, ocupaba su tiempo en el grupo juvenil “Osados por la fe” de la Parroquia San Martín de Porres de Iquitos, también enseñaba catequesis a los niños de la zona. Hace poco, junto a sus amigos, formó un grupo cultural que empezaba a trabajar por difundir y promover la marinera en la ciudad de Iquitos. Iba a bailar marinera la noche del 31 de octubre por el día de la canción criolla, pero nadie imaginó que en vez de observarla bailar, esa noche la estarían velando en su vivienda, luego que sufriera un fatal accidente.

(Foto: web)

EL ACCIDENTE:

¿Omisión de funciones de las autoridades?

Un accidente es un suceso imprevisto que altera la marcha normal o prevista de las cosas, especialmente el que causa daños a una persona. Puede suceder a cualquiera, en cualquier momento y espacio. Pero ¿qué pasa cuando tienes una ciudad llena de baches, huecos, desniveles, que vienen causando accidentes constantes y protestas, sin tener respuesta de las autoridades responsables? Es responsabilidad de la autoridad tener las pistas en buen estado, garantizando la seguridad de la ciudadanía. Este caso podría configurarse dentro del derecho en una omisión de funciones, con el agravante de que previo a este accidente y a otros similares, ya hubo muchos reclamos de la ciudadanía para que se arreglen las pistas, sin merecer atención.

La noche del viernes 28 de octubre Ana Paula se cayó de la moto que manejaba su papá Arturo, a quien llamó para que la auxilie, pues la llanta de su motocicleta personal se había pinchado cuando iba al ensayo de marinera, y el vehículo estaba en el taller ubicado en la intersección de Ricardo Palma con Tacna. Papá Arturo presuroso fue a ver a su hija, y la llevó a comprar una llanta nueva. Y fue al regresar, a poca distancia del taller a donde se dirigían, que sucedió el accidente, en la calle Tacna, entre Morona y Brasil.

¿Negligencia en el Hospital Apoyo Iquitos?

Hay algo que también llama la atención y podría tratarse de un caso de negligencia en el Hospital Apoyo Iquitos, a donde fue llevada Ana Paula luego de sufrir el accidente en motocicleta. Según contaron sus papás, la habrían ingresado de emergencia al promediar las 7 de la noche, y no la atendieron de inmediato. La dejaron gritando y retorciéndose de dolor en una silla de ruedas, incluso un médico enojado por sus gritos, le habría pedido a la mamá que callara a su hija. Recién la atendieron luego que le exigieran el pago de 13 soles, pero Ana Paula ya se había desmayado, quedando en un estado de inconciencia.

Pasada las 8 de la noche, Ana Paula fue trasladada a la Clínica Ana Stahl, entrando a sala de operaciones a las 11 pm. Su intervención duró cerca de cinco horas. Aparentemente todo había salido bien, pero su cuerpo estaba luchando, y resistió a la fatalidad hasta las 4 de la tarde del domingo 30 de octubre.

Mucho dolor, rabia e impotencia generó la muerte de esta joven promesa. En redes sociales llovieron las críticas a la alcaldesa de Maynas, y se extendieron hacia las demás autoridades como el presidente regional de Loreto. La prensa local fue a pedir respuestas a la Municipalidad ante la inacción por el problema del mal estado de las pistas, pero nadie les dio la razón. ¿Qué más tiene que pasar para que las autoridades atiendan al pueblo que los eligió para trabajar por el bien de todos?