Se presentó libro sobre prolegómenos a la filosofía del derecho

>Acompañaron al autor en la mesa de honor, el coordinador de la Facultad de Derecho y Ciencia Política Rafael Valdez Marín y el catedrático Antonio Padilla Yépez...

(Foto: ERICK ROMERO)


La Facultad de Derecho y Ciencia Política de la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana (UNAP), presentó el libro “Prolegómenos a la filosofía del derecho” del doctor José Edmundo Ruiz Rojas. La ceremonia tuvo lugar el jueves 23 de julio a las 7 de la noche en el aula magna, ante una gran cantidad de público, entre estudiantes, docentes y autoridades universitarias.

Acompañaron al autor en la mesa de honor, el coordinador de la Facultad de Derecho y Ciencia Política Rafael Valdez Marín y el catedrático Antonio Padilla Yépez. El sustancioso trabajo de filosofía del derecho constituye un aporte de alto nivel académico en las actuales circunstancias, cuando en nuestro país y en otros pueblos de orbe predomina la desgraciada tendencia de estar perdiendo los valores morales, éticos y deontológicos. En esa línea de pensamiento, el autor presenta una síntesis analítica y armónica respecto de la filosofía del derecho y su influencia en las personas que cohabitan en el presente siglo XXI, que por vocación participan de los conocimientos jurídicos filosóficos vertidos por esta polémica disciplina.

Esta investigación muestra la preocupación de desarrollar la axiología jurídica a las necesidades de las personas y a las diversas instituciones de nuestra resquebrajada sociedad. Esto implica que el ser social es siempre y necesariamente miembro activo y disciplinado de múltiples estructuras jurídicas, donde su participación es decisiva y su desenvolvimiento debe estar orientado a la búsqueda de la justicia y al objetivo de protegerla y conservarla.

El trabajo se vuelve todavía más relevante, si apreciamos el caudal de pensamiento filosófico impulsado en el derecho, que lo alimenta, por la vía de los filósofos de todas las épocas y por la participación de conspicuos estudiosos e inquietos filósofos del derecho. Por esa razón, es deber de la filosofía del derecho y de los especialistas de contar desde sus raíces arduos problemas jurídicos.

De este modo, el autor aprecia e incorpora valores epistemológicos y ontológicos a partir de la puesta en práctica de la meditación filosófica, que es la única posibilidad de saber y reflexionar exhaustivamente en el ámbito de la filosofía del derecho, considerando que esta es una estación de llegada, porque viene de la zona auténticamente filosófica; que en muchas ocasiones, por la naturaleza de la formación del abogado, no alcanza a comprender la realidad filosófica.

El autor enfáticamente señala el ineficaz pensamiento jurídico-teórico suscitado desde fines del siglo XIX hasta mediados del siguiente, por eso no se impulsó en el área estos problemas prácticos, como las políticas legislativas y judiciales de la sociedad peruana y el mundo latinoamericano. Esta situación se debe, entre otras advertencias, a la idea de conocimiento filosófico del abogado. Este profesional debe reconocer que donde nace el ser humano está presente el derecho como expresión de vida; porque lo jurídico tiende a ser un fenómeno universal y, por esa razón, es susceptible de investigación e indagación pues tiene un sentido de universalidad, que el derecho aún no ha llegado a alcanzar hasta el presente siglo XXI.