Estudiantes de maestría de la UNAP enseñan a cuidar y conservar a los murciélagos

Se realiza con la colaboración del Programa de Conservación de Murciélagos de Perú (PCMP)...

(Foto: Erick Romero)

Los estudiantes de la maestría en Ciencias en Gestión Ambiental de la Escuela de Postgrado de la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana (UNAP), vienen desarrollando actividades de proyección social en las instituciones educativas primarias y secundarias de Iquitos, divididos en grupos con temáticas ambientales distintas, supervisados por la docente Ana María Rengifo Panduro.

En este marco, el jueves 17 de noviembre desarrollaron el “Programa educativo sobre la importancia de los murciélagos en los bosques, en alumnos de educación primaria” de la institución educativa Fuente del Saber, ubicada en la avenida José Abelardo Quiñones, en el distrito de San Juan Bautista.

Esta actividad se realizó con la colaboración del Programa de Conservación de Murciélagos de Perú (PCMP) y tuvo como objetivo promover la conservación de murciélagos en nuestro país, el desarrollo de la investigación y la difusión de información sobre el particular, así como la realización de campañas de educación ambiental para mejorar el conocimiento y percepción de los murciélagos en la población en general. Los quirópteros (Chiroptera), conocidos comúnmente como murciélagos, son un orden de mamíferos placentarios cuyas extremidades superiores se desarrollaron como alas. Con aproximadamente 1100 especies, representan un 20% de todas las especies de mamíferos, lo que los convierte en el segundo orden más numeroso de esta clase (tras los roedores). Están presentes en todos los continentes, excepto en la Antártida.

(Foto: Erick Romero)

Son los únicos mamíferos capaces de volar, se han extendido por casi todo el mundo y han ocupado una gran variedad de nichos ecológicos diferentes. Desempeñan un papel ecológico vital como polinizadores y también desarrollan un importante papel en la dispersión de semillas; muchas plantas tropicales dependen por completo de los murciélagos. Tienen las patas anteriores transformadas en alas y más de la mitad de especies conocidas se orientan y cazan por medio de la ecolocación. Cerca de un 70% de las especies son insectívoras y la mayor parte del resto frugívoras; algunas se alimentan de pequeños vertebrados como ranas, roedores, aves, peces, otros murciélagos o, como en el caso de los vampiros (subfamilia Desmodontinae), de sangre.

Su tamaño varía desde los 29-33 mm de longitud y 2 g de peso del murciélago moscardón (Craseonycteris thonglongyai), a los más de 1,5 m de envergadura y 1,2 kg de peso del zorro volador filipino (Acerodon jubatus).

A causa de los hábitos nocturnos de la mayoría de sus especies y la ancestral incomprensión sobre cómo podían «ver» en la oscuridad, se les consideraba y todavía se les considera a menudo como habitantes siniestros de la noche, y con pocas excepciones (como en China, donde son símbolo de felicidad y provecho) en la mayor parte del mundo los murciélagos han causado temor entre los humanos a lo largo de la historia; iconos imprescindibles en el cine de terror, aparecen en multitud de mitos y leyendas y, aunque en realidad solo tres especies son hematófagas, a menudo se les asocia a los vampiros mitológicos.