La UNAP en primer lugar entre universidades públicas sostenibles del Perú

(Foto: Archivo)

Las políticas, acciones y proyectos implementados por la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana (UNAP) en el tema de sostenibilidad ambiental en los últimos meses, y el trabajo que realizan de manera conjunta e individual estudiantes y docentes, en especial el Comité Ambiental Universitario (CAU) y el Voluntariado Ambiental Universitario (VAU), está dando sus frutos; según el ranking elaborado por la Red Ambiental Interuniversitaria (RAI) en el Reporte de Sostenibilidad Ambiental en Universidades Peruanas 2019, la UNAP ocupa el primer lugar entre las universidades públicas y el cuarto lugar entre las públicas y privadas a nivel nacional.

El Reporte de Sostenibilidad Ambiental en Universidades Peruanas tiene como finalidad visibilizar y reconocer el trabajo y aporte de las universidades a la gestión ambiental nacional, y al logro de un ambiente más sano y equilibrado, aspecto esencial para el desarrollo sostenible del país. En este reporte, se concibe que las universidades —ofrezcan o no carreras o grados ambientales— son actores esenciales en la construcción de cultura y generación de conocimiento ambiental.

Por ello, a diferencia de lo que tradicionalmente se considera la “gestión ambiental” de la universidad, enfocada en gestionar impactos ambientales tangibles como el manejo de los residuos, el control de emisiones o el uso eficiente de energía eléctrica, la RAI se refiere como "sistema ambiental universitario" al compuesto por una serie de subsistemas en continua interrelación e interacción y, que determinan en último término el carácter distintivo, funcionamiento y resultados de la institución.

(Foto: Archivo)

La Universidad se construye en la interacción de estos subsistemas y desde cada uno de estos subsistemas interactuantes también puede aportar a la sostenibilidad ambiental del país. Bajo este enfoque el presente reporte explora cómo las universidades han incorporado el ambiente y la sostenibilidad en cinco ámbitos esenciales: a) gobierno y participación, b) formación, c) investigación, d) extensión cultural y proyección social y, e) gestión ambiental interna.

Es decir, un enfoque integral para evaluar el aporte de las universidades a la sostenibilidad ambiental. Con esta mirada, más que resaltar si una universidad es mejor que otra, se busca poner en evidencia que cada institución, cada carrera, cada profesional, juega un papel importante en la preservación, conservación, restauración y uso sostenible del ambiente.

Los responsables del ranking expresan que con este trabajo honran el esfuerzo de los profesionales de las universidades, que estuvieron luchando sostenida e incansablemente —muchas veces a contracorriente— para mejorar el desempeño ambiental de sus instituciones. Concluyen expresando que “Estamos convencidos que todos estos esfuerzos no serán en vano, sino que sus experiencias y aprendizajes serán compartidos en los nuevos escenarios en los que les toque desempeñarse. Esperamos que los resultados de este reporte motiven a las universidades a seguir manteniendo y mejorando su desempeño ambiental, como instituciones que asumen la perspectiva y ética ambiental como muestra de su compromiso con las presentes y futuras generaciones”.