No a la violencia disfrazada de amor

(Foto: Erick Romero)

La Universidad Nacional de la Amazonía Peruana (UNAP), el Ministerio de la Mujer y las Poblaciones Vulnerables (MIMPV) y el Gobierno Regional de Loreto, desarrollaron la “Noche cultural por el Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer”, que se celebra el 25 de noviembre de cada año, y que tuvo como tema y mensaje central: “¡NO A LA VIOLENCIA DISFRAZADA DE AMOR!”.

(Foto: Erick Romero)

La actividad tuvo lugar en el aula magna al promediar las seis de la tarde. Por la UNAP, estuvo presente el vicerrector de Investigación, Alberto García Ruiz, quien dio la bienvenida a las autoridades, docentes, estudiantes y público en general que abarrotaron el auditorio. Inicialmente, la jefa de la Oficina General de Bienestar Universitario (Ogebu), Gladys Cárdenas, leyó una reseña histórica de la campaña nacional “Violencia disfrazada de amor”.

La coordinadora regional del Ministerio de la Mujer, Helen Vásquez Menéndez, expresó que el MIMPV lanzó la presente campaña a nivel nacional, con el objetivo de visibilizar cómo se expresa una masculinidad tradicional errónea y motivar su rechazo colectivo porque es una demostración de la violencia de género que persiste en nuestra sociedad; así como difundir los servicios que brindan las comisarías, juzgados, fiscalías, Centro Emergencia Mujer, Línea 100 y Chat 100.

(Foto: Erick Romero)

Entre las expresiones comunes asociadas al machismo están: “Revisa mis redes sociales porque se preocupa por mí”, “me ama tanto que no quiere que salga sin él”, “elige qué ropa me pongo porque me cuida”, son algunos de los mensajes de la campaña; estas ideas erróneas y naturalizadas sobre las “demostraciones de amor”, terminan con la frase “eso no es amor, es violencia”.

(Foto: Erick Romero)

En la actividad, presentaron números artísticos La Estudiantina, el Taller de Danzas y el Taller de Teatro de la UNAP, todos con el objetivo de generar conciencia, principalmente en los jóvenes, sobre aquellas actitudes que durante años han sido normalizadas entre las parejas, pero que no son saludables.