La UNAP entre las mejores calificadas en el proceso de licenciamiento


(Foto: Erick Romero)

La Universidad Nacional de la Amazonía Peruana (UNAP), se ubica en un sitial notable entre las universidades peruanas licenciadas. Es una de las pocas universidades que obtuvo ocho años de licencia, ello por cumplir con las condiciones básicas de calidad (CBC) exigidas por la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu), con especial énfasis en su producción científica.

Hasta la fecha, en el Perú, 81 universidades han obtenido su licenciamiento institucional, entre públicas y privadas, según el Consejo Directivo de la Sunedu. Solo cinco universidades han obtenido la licencia por un periodo de diez años y seis por un plazo de ocho años, entre ellas la UNAP. Las demás universidades tienen licencia de seis años. Cuando culmine el plazo de licencia que le dieron a cada universidad, deberán pasar por un proceso de renovación.

(Foto: Erick Romero)

Las universidades con ocho años de licencia son solo seis: UNAP, Universidad del Pacífico, Universidad Nacional Agraria La Molina, Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco, Universidad de Piura y Universidad Nacional de Trujillo. Completan la lista de universidades bien calificadas con diez años de licencia: Pontificia Universidad Católica del Perú, Universidad Peruana Cayetano Heredia, Universidad Nacional de Ingeniería, Universidad Nacional Mayor de San Marcos y Universidad Nacional San Agustín de Arequipa.

¿Pero por qué la UNAP está bien calificada? Fundamentalmente, por su producción científica. La Sunedu establece que la comunidad universitaria debe estar orientada a la investigación y a la docencia, como una función esencial y obligatoria. Por otro lado, la calificación de las universidades no se hace con criterios particulares, sino que se realiza sobre la base de un análisis cuantitativo en función a los resultados del Scimago Institutions Ranking - SIR IBER, que se basa en tres dimensiones: investigación, innovación y posicionamiento en la web.

(Foto: Erick Romero)

La Sunedu realiza una evaluación a través de quintiles, con el objetivo de caracterizar a las universidades peruanas y ver su posición respecto al nivel de producción científica y el impacto de ellas en la cantidad de citas en otros documentos. La segunda referencia es el análisis cualitativo que toma como información clave los quintiles del 1 al 5, para la producción científica y en un rango similar para el impacto normalizado, según el Ranking SIR. De esta manera, logran diez años los que están en el quintil cinco de producción científica e impacto normalizado; obtienen ocho, los que tienen como mínimo el quintil cuatro de la producción científica e impacto normalizado. Y seis, las universidades que tienen por debajo del quintil cuatro.

Investigaciones UNAP

La UNAP a lo largo de su existencia, además de formar profesionales que hoy lideran el desarrollo de la región y el país, ha contribuido con la generación de nuevos conocimientos; sus docentes, egresados e incluso estudiantes, desarrollan investigación científica reconocida y bien calificada, los resultados son publicados en revistas indexadas, con alto valor para la comunidad científica internacional. El vicerrector de Investigación de la UNAP, Alberto García Ruiz, expresó que este año 2019, la UNAP asignó un presupuesto aproximado de quinientos mil soles a veintiocho investigaciones hechas por nuestros docentes que deben terminar en publicaciones especializadas, con la participación de estudiantes de pre y postgrado, muchas de las cuales han permitido que integrantes de los grupos de investigación participen en concursos de becas internacionales, y ha facilitado la obtención de pasantías.

Las investigaciones están divididas en once líneas específicas, que son: salud, biotecnología, biodiversidad, ciencias y tecnología del ambiente, ciencias naturales (química, física, matemática y biología), ciencias sociales, ecosistemas amazónicos, innovación tecnológica, alimentos y seguridad alimentaria, tecnologías de la información y comunicaciones, y cambio climático.